Novedades del sitio

Las Centrales Sindicales del Cono Sur repudian la condena sin pruebas del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva

 
Imagen de Cicero Pereira Da Silva
Las Centrales Sindicales del Cono Sur repudian la condena sin pruebas del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva
de Cicero Pereira Da Silva - miércoles, 24 de enero de 2018, 10:37
 

Brasil ha sido escenario en los últimos años de un duro ataque de las fuerzas neoliberales que buscan revertir el ciclo de desarrollo autónomo que el llamado Sur Global ha promovido. La condena de Lula en primera instancia por crímenes sobre los cuales no existe ninguna prueba real, es un capítulo más, y quizás el más importante, de este avance entreguista hacia la región, impulsado por el capital especulativo y los grandes grupos económicos que, históricamente protagonistas de la configuración del statu quo dominante, vieron escurrirse de sus manos el control con el ascenso de gobiernos populares y con la adopción de políticas económicas contrarias a la ortodoxia liberal y los poderes corporativos multinacionales.

La estrategia adoptada por los grupos económicos globales en la región ya no es más la utilización de la fuerza o de las dictaduras para mantener su control. Su nueva estrategia consiste en atacar directamente a los principales liderazgos populares e inhabilitarles a participar de la vida política. Para lograrlo, el sistema judicial y los medios de comunicación hegemónicos despliegan un papel fundamental, una vez que por los medios democráticos no hay más posibilidad de que las agendas neoliberales sean abiertamente toleradas por los pueblos de esta región.

El ataque a los sistemas democráticos utilizando a la justicia y a los medios de comunicación es la nueva herramienta de control. Democracias fallidas son más útiles que guerras u otras formas de anulación de la ciudadanía.

La posibilidad que Lula sea condenado en segunda instancia por delito de corrupción y lavado de dinero es el ejemplo más paradigmático del déficit democrático en la gobernanza mundial que se traslada en la vida cotidiana de los ciudadanos de América Latina en general, y de Brasil en particular, con la reducción del campo político, de sus posibilidades de elegir al candidato con mayor intención de voto en las clases populares. Tal hecho  demuestra la oligarquización de la democracia que segrega en el régimen electoral, tal como lo hace en la restricción de los derechos sociales al avanzar sobre los derechos adquiridos de los trabajadores y trabajadores, de los excluidos y excluidas.

Esta restricción se da en los derechos económicos al ampliar la brecha de riqueza y empujar cada vez más la población a la indigencia y la pobreza; en los derechos políticos al eliminar los candidatos contrarios al status quo económico financiero; en los derechos de información y de libre expresión, con una mayor concentración de los medios masivos de comunicación y donde los dueños de los principales medios se abogan el papel de juez y parte, a través de la infamia a los líderes populares y ocultando la corrupción encarnizada en los nuevos poderes en el cono sur y en la igualdad a través de la judicialización de la política y la injerencia del poder judicial en detrimento del pueblo.

La CCSCS, representando a 25 millones de trabajadoras (es) afiliadas (os) en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay y Venezuela, alerta a todos los ciudadanos que este juicio no se trata del ser humano Lula da Silva, pero sí de nuestros sistemas democráticos que, con una posible condena, no más estarán en peligro, pero si estarán, y quizás por mucho tiempo, esfacelados y difícilmente se recuperarán sin un largo período de luchas y acción. Hay que movilizar ahora, para que no tiremos a la basura de la historia la frágil, pero real, democracia que tantas vidas nos ha costado implementar en la región.

El movimiento sindical del Cono Sur se suma a las fuerzas progresistas de la región y en el mundo y declara que las elecciones en Brasil ¡Sin Lula es fraude!


Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur

 

23 de enero de 2017


*foto de Ricardo Stuckert